28 abril 2006

¿Por dónde empiezo?


Hay autores con los que no me atrevo por la masa de sus novelas. Crimen y castigo, Anna Karenina, Guerra y paz, Los versos satánicos, La broma infinita, Un buen partido...

Otros los llevo esperando tanto tiempo que me da miedo leerlos y que me defrauden. He creado demasiadas expectativas. Es el caso de Pessoa.

Por último, están los que se me resisten porque no sé por dónde empezar. ¿Qué debería leer primero, para que me cause una buena impresión y quiera seguirles leyendo?

Julian Barnes, Norman Mailer, Ian McEwan, Philip Roth, Martin Amis, Vargas Llosa, Cortázar, Borges, Calvino, Raymond (Carver y Chandler), Günter Grass, Herman Hesse, Kenzaburo Oé, Kundera, Amos Oz, John Updike, Vila-Matas...

En estos casos, una querría tener un equivalente literario a los guías espirituales: alguien que me muestre el camino a seguir.

27 abril 2006

Limpieza

"Cada primavera hago una limpieza general de mis libros y me deshago de los que ya no volveré a leer, de la misma manera que me desprendo de las ropas que no pienso ponerme ya más. A todo el mundo le extraña esta forma de proceder. Mis amigos son muy peculiares en cuestión de libros. Leen todos los best sellers que caen en sus manos, devorándolos lo más rápidamente posible..., y saltándose montones de párrafos según creo. Pero luego JAMÁS releen nada, con lo que al cabo de un año no recuerdan ni una palabra de lo que leyeron. Sin embargo, se escandalizan de que yo arroje un libro a la basura o lo regale. Según entienden ellos la cosa, compras un libro, lo lees, lo colocas en la estantería y jamás vuelves a abrirlo en toda tu vida, ¡PERO NUNCA LO TIRAS! ¡JAMÁS DE LOS JAMASES SI ESTÁ ENCUADERNADO EN TAPA DURA! Pero... ¿por qué no? Personalmente creo que no hay nada menos sacrosanto que un mal libro e incluso un libro mediocre."

(De 84, Charing Cross Road, de Helene Hanff)

Yo también voy a hacer hoy limpieza primaveral. Me he traído hasta la biblioteca una docena larga de novelas juveniles. Las leí en mis últimos años de colegio y primeros de instituto. Son todas de la colección "Espacio Abierto", de Anaya, por la que tenía una fijación especial. Valían entre 600 y 1000 pesetas y ahorraba mi paga semanal para escaparme a "Els 9 Rals" a comprarme alguna. Hoy van a volar todas: la mayoría las regalaré a los chavales del Club de Lectura Juvenil, hoy que cerramos ciclo y tenemos catering para celebrarlo. Las que sobren, las cederé a la biblioteca para que haga bookcrossing con ellas en la próxima campaña de liberación de libros de la zona. A cada lector, su libro; a cada libro, su lector. Amén.

26 abril 2006

V – DE VALENTINO A VOLTAIRE


El autor francés Bernard de la Ville (RIP 1852) tenía sobre su lecho de muerte un montón de manuscritos inacabados y rogó a su hijo: “Charles, escribe en las últimas páginas, con grandes letras, la palabra FIN.”

(De Diccionario de últimas palabras, de Werner Fuld; Editorial Seix Barral, 2004)

22 abril 2006

Soizick Meister (II)


¡Qué empiece el espectáculo!
¡Feliz Sant Jordi a todos!

Erasmus

Hay descripciones de personajes que sirven para que nos hagamos una idea de cómo son, para verlos con el "ojo de la mente". Son altos o bajos, con el pelo largo o corto, rubio o moreno (tal vez pelirrojo, tal vez canoso), de ojos azules, marrones, verdes o mil tonalidades distintas. Andan así o asá, su expresión indica altivez o todo lo contrario y sus primeras palabras nos guían para saber dónde ubicarlos. Así son la mayoría.

Sin embargo, hay otras que sirven, directamente y sin más preámbulos, para llevar al personaje dentro del lector. No dicen nada de todo lo anterior, pero con un capítulo se convierten en viejos conocidos a los que nos alegramos de volver a ver.



"La casa del luthier Erasmus era sin duda la más vetusta y la menos confortable de todas las de Venecia, pero era la que poseía el alma más auténtica. Situada en una calleja a un nivel inferior del de la laguna, sería sin duda la primera en desaparecer el día en que Venecia fuera devorada por las aguas.
Erasmus se contentaba con poco para vivir. Casi hubiera podido decirse que se alimentaba de música. No tardó en no poder prescindir de Johannes.
Erasmus se preciaba de poseer tres cosas excepcionales: un violín negro, de sonido extraño, un tablero de ajedrez al que calificaba de mágico y un singular aguardiente. Contaba además el anciano con tres excepcionales dotes: era sin discusión el mejor luthier de Venecia, no perdía nunca al ajedrez y era el que destilaba el más singular aguardiente de Italia. A tal efecto, había instalado un alambique en una antesala de su taller. Por las mañanas, restauraba o construía violines, por las tardes destilaba, y por las noches jugaba al ajedrez, entregado a la embriaguez que le producían sus tres pasiones.
Nunca se le había sorprendido en estado de sobriedad. Erasmus estaba siempre embriagado, ya fuese de música, de bebida o de juego.
Cuando estaba borracho, hablaba y hablaba sin cesar. Cuando no hablaba de violines, hablaba de aguardiente. Cuando no hablaba de aguardiente, hablaba de ajedrez. Cuando no hablaba de ajedrez, hablaba de música. Y cuando no hablaba de música, no decía nada.
Allí, en el taller del anciano que se había convertido en su amigo, a lo largo de una interminable partida de ajedrez, Karelsky extrajo, noche tras noche, la inspiración necesaria para componer su obra."

(De El violín negro, de Maxence Fermine)

21 abril 2006

Hagan juego, señoras y señores...


¿Os apetece hacer una partida de ruLETRA?

20 abril 2006

To write or not to write

“Los libros de hoy son best seller o no son más que episodios de vida anterior, demasiado silenciosa y solitaria [...]. No se escribe con la aspiración de avanzar en el conocimiento del mundo, sino con el afán de darse a conocer. El libro triunfa y triunfa el escritor en cuanto estrella intercambiable por una actriz o un futbolista”

(Vicente Verdú en Yo y tú, objetos de lujo --> “Qué leer” número 108)

“Yo no sé quién fue el imbécil que dijo por vez primera aquella cretinada de no irse del mundo sin plantar un hijo, escribir un árbol y tener un libro o viceversa o versavice, pero desde luego le hizo un flaco favor a la literatura”.

(Javier Marías en El oficio de oír llover --> Suplemento “Libros”, de El Periódico, 30/03/2006)

19 abril 2006

Volviendo

Llevo en pie desde hace dos horas, pero todavía no puedo creerme que se hayan acabado las vacaciones. Sí, lo sé, casi ni se podía calificar de "vacaciones", pero hacía tanto tiempo que no tenía cinco días seguidos de descanso que creí que durarían para siempre...

En fin. No vale la pena lamentarse. Y menos cuando estos días han sido tan fructíferos.

1.- He aprovechado para terminar I know why the caged bird sings y reducir la "pila" de cómics de mi mesita de noche a solo un par. Han caído La oficina de deshechos postales, ¡Yotsuba! (vol. 1), Freda y A Saltos (acabo de descubrir que
Juan Berrio tiene web).

2.- He ido a visitar la exposición del Palau Moja "Llegim". Leí los textos (que supieron a poco), dejé mi libro particular en la biblioteca de la exposición, encontré mi razón para leer multiplicada en una pizarra, me
insonoricé e hice unas cuantas fotos que aquí os dejo para atestiguarlo todo.






3.- Fui de librería en librería enterándome de quiénes van a estar firmando el próximo domingo. Si el año pasado fue Jodorowsky, este año va a ser (redoble de tambores) Saramago. De 12 a 14 en La Casa del Libro (se puede consultar la lista de autores en la web, aunque ya podrían haber editado un mísero flier que uno pudiera llevarse a casa...). ¿Mi esperanza? Que la cola de Ruiz Zafón, que firma a la misma hora en la misma librería, sea el doble de larga que la mía.

Se acerca el mejor día del año, y encima cae en domingo. ¡Yupi!

13 abril 2006

Soizick Meister (I)

(Os dejo, pero sólo hasta el miércoles de la semana que viene)

12 abril 2006

Novedades (abril 2006)

Casi me pilla la Semana Santa sin haber hecho la selección de las novedades que nos han llegado a la biblioteca este mes, sin contar las compras que Marieta ha hecho para Sant Jordi (si no, esta lista sería mucho más larga). Próximamente me podréis pillar disfrutando de...

- No som estúpids: què pensen els adolescents catalans, de Magda Bandera (ensayo).
-
Yo y tú, objetos de lujo, de Vicente Verdú (ensayo).
-
Little Nemo: 1905-2005: un siglo de sueños (obra gráfica).
-
Donde no alcanza la mirada, de Georges Abolin (cómic).
- Jo, el desconegut, de Antoni Dalmases (novela juvenil).
- El anillo de Irina, de
Care Santos (novela juvenil).
- La Otra mirada: antología del microrrelato hispánico, edición de David Lagmanovich (
microrrelatos).

11 abril 2006

St. Louis public library

"When spring came to St. Louis, I took out my first library card, and since Bailey and I seemed to be growing apart, I spent most of my Saturdays at the library (no interruptions) breathing in the world of penniless shoeshine boys who, with goodness and perserverance, became rich, rich men, and gave baskets of goodies to the poor on holidays. The little princesses who were mistaken for maids, and the long-lost children mistaken for waifs, became more real to me than our house, our mother, our school or Mr. Freeman."

(From I know why the caged bird sings, by Maya Angelou)

08 abril 2006

R – DE RAABE A RUBINSTEIN

El último amigo, encargado de la gestión de su obra póstuma y heredero de las deudas de Oscar Wilde, fue Robert Ross (RIP 1918), que murió víctima de la gripe española. Varió, para sí mismo, en broma, el célebre epitafio de Keats – “Aquí yace uno cuyo nombre se escribió en el agua” –, añadiendo una sola palabra: “Aquí yace uno cuyo nombre se escribió en el agua caliente.”

(De Diccionario de últimas palabras, de Werner Fuld; Editorial Seix Barral, 2004)

07 abril 2006

Abusando de Flaubert

En el transcurso de la misma semana, me he encontrado con

"Laura Sants c'est moi" (hablando de la nueva novela de Emili Teixidor) y

"Ruth Cole c'est moi" (hablando de John Irving, a raíz de su nueva novela, y comentando el éxito que tuvo en su día Una mujer difícil)

en suplementos literarios distintos (¿o quizá en el mismo pero de fechas diferentes?).

Si Flaubert levantara la cabeza...

05 abril 2006

Lo que leo es lo que soy



(Ilustración de Pablo Auladell, en el número 191 de la revista CLIJ)

Encender el amor...

"La cuestión es que si la emoción y el conocimiento que pueden lograrse con esos libros para niños y jóvenes som semejantes a los que pueden alcanzarse con una novela o un ensayo filosófico, ¿cómo no reparar entonces en los espacios comunes que comparten la literatura más grande con la no menos grande que se refugia en los álbumes ilustrados o los cuentos infantiles? Porque si prestáramos la atención debida a esos espacios, tal vez la literatura infantil y juvenil dejaría de ser considerada un arte menor o subalterno, apto únicamente para la diversión o las prácticas escolares, y podría ser aceptada como un principio de sentimiento y de vida, como un modo de encender el amor por la literatura."

(Juan Mata, escritor y profesor de la Universidad de Granada, en el número 191 de la revista CLIJ)

04 abril 2006

Sellos literarios (II)

Cierro mi periplo particular por Toni Morrison, tras haber leído Sula, Amor y Jazz, y como pequeño homenaje, os dejo una segunda entrega de los sellos literarios. Algunos de los Premios Nobel de Literatura tienen su propio sello y puedes verlos aquí.

Ya puede Morrison darse prisa en publicar, porque creo que solo me quedan un par de novelas suyas por engullir. Es algo en lo que pienso últimamente... ¿qué haré cuando se mueran Auster, Morrison, Saramago, entre otros? Porque todos son bastante mayores que yo (Auster el que menos), con lo cual voy a tener que vivir una gran parte de mi vida sin nada que esperar de ellos.

¡Escribid, escribid, malditos!

La Ciudad


"No hay aire en la Ciudad, pero hay aliento, y cada mañana corre por su interior como el gas de la risa, dando brillo a sus ojos, a su conversación y a sus esperanzas."

"La Ciudad es sagaz para estas cosas: aromática y buena y en apariencia descuidada; sagaz para enviar mensajes secretos disfrazados de avisos públicos: dirección única, abrir aquí, peligro por alquilar personas de color únicamente hombres solos en venta se necesita mujer paso particular alto cuidado con el perro plazos sin entrada pollo fresco entrega rápida sin recargo. Y buena para abrir cerraduras, oscurecer escaleras. Para cubrir tus gemidos con los suyos."

"Y cuando la primavera llega a la Ciudad, las personas que andan por la calle reparan unas en otras; prestan atención a los desconocidos con quienes comparten pasillos y mesas y el espacio donde se lava la ropa íntima. Entrando y saliendo, entrando y saliendo por la misma puerta, usan todos la misma manija; en los tranvías y en los bancos del parque asientan sus nalgas donde las han asentado otros centenares de hombres y mujeres. Las monedas de cobre que sostienen en la palma de la mano han sido engullidas por niños y mordidas por gitanos para comprobar su validez, pero siguen siendo dinero y la gente las acepta con una sonrisa. Es la época del año en que la Ciudad incita más a la contradicción: te induce a comprar algo de comer en la calle cuando no tienes ni pizca de apetito; te lleva a disfrutar de una habitación individual que ocupas tú sola mientras lo que deseas vehementemente sería compartirla con alguien con quien acabas de cruzarte en la calle. Aunque en realidad no exista tal contradicción, sino que se trata más bien de una condición natural: el amplio abasto de lo que una Ciudad con ingenio puede hacer. ¿Qué evitará que los ladrillos se calienten al sol? El retorno de los toldos. La manta se retira del lomo de los caballos. El alquitrán se ablanda bajo los tacones y la oscuridad que hay debajo de los puentes transforma su lobreguez en sombra refrescante. Después de un ligero chubasco, cuando ya han brotado las hojas, las ramas de los árboles son como dedos húmedos jugando con rizadas cabelleras verdes. Los automóviles se convierten en cajas negras que corren en pos de un par de faros cuya luz atenúan el vaho o la llovizna. Por las aceras, ahora de satén, las figuras humanas se desplazan adelantando un hombro, inclinadas las cabezas para que su coronilla sirva de precario escudo contra los perdigones que son las gotas de lluvia. Las caras infantiles que se ven en las ventanas parecen llorar, pero son los diminutos regueros que descienden por el cristal lo que produce aquel efecto."

"Así es como la ciudad te hace girar. Te obliga a hacer lo que quiere, a ir por donde indica el plano de sus calles. Persuadiéndote en todo momento de que eres libre; de que puedes correr hacia los matorrales cuando te venga en gana. Aquí no hay matorrales, si a lo sumo te está permitido caminar por un césped bien sesgado, la Ciudad te lo hará saber. No puedes salirte del camino que la Ciudad ha trazado para ti. Ocurra lo que ocurra, así te enriquezcas o sigas pobre, arruines tu salud o vivas hasta la vejez, terminas siempre volviendo al punto donde empezaste; ávido de la única cosa que todos perdemos: el amor juvenil."

(Citas de Jazz, de Toni Morrison)

PS: Tengo mono de Nueva York :-(

03 abril 2006

100 momentos

Antes de que sea demasiado tarde para este post, os invito a visitar los 100 momentos estelares de la literatura según la revista Qué Leer.

Desde el primero:


1.- Hace más de 4.300 años, alguien grabó en una tableta de arcilla unos versos sobre un diluvio en caracteres cuneiformes, pertenecientes al poema babilónico Gilgames. Esta pasó a formar parte de la biblioteca del rey Arsubanipal, una de las primeras de las que se tiene constancia.

Hasta el último:

100.- Naguib M
ahfuz puede arrogarse el honor de haber sido el primer escritor árabe galardonado con el Nobel de Literatura (1988). Su novelística gira en torno a su ciudad natal de El Cairo, de la que ha derivado un mundo de ficción propio. Entre 1951 y 1957, coronó una trilogía narrativa que lo catapultó: Entre dos palacios, Palacio del Deseo y La azucarera. Hace solo diez años, fue apuñalado por integristas radicales, pero se recuperó. A sus 94 años, es el gran patriarca de las letras árabes.

¿Y para vosotros? ¿Cuál es vuestro momento estelar? Yo, como lectora, me quedo con el descubrimiento de alguno de los que después han pasado a ser mis favoritos. Benditos encuentros...

01 abril 2006

CLJ

(Imagen de promoción de la segunda edición del club de lectura juvenil)

El jueves cerramos ciclo en el club de lectura juvenil. Ya hemos leído las cuatro novelas nominadas al 10 Premi de Literatura Protagonista Jove (El portal dels elfs, El manuscrit de les bèsties, Ulls Verds, El curiós incident del gos a mitjanit) y había que decidir qué libros íbamos a leer a partir de ahora.

Las lecturas del año pasado las escogí yo (El senyor dels lladres, La tele boja, Las brujas, Marina, Momo, Coraline). Este año he creído conveniente empezar a instaurar la democracia, y ellos han podido elegir cinco de los seis libros que vamos a leer (hay uno que está preasignado para una sesión conjunta del club de lectura juvenil y el de adultos... siento no poder deciros cuál es, pero es posible que alguno de los participantes se cuele en este blog y quiero que sea sorpresa hasta el último momento). Para mantener el misterio con los cinco libros restantes, no podía decirles "mirad, de estos diez, escoged cinco", así que opté por darles el primer párrafo de los diez libros, y pedirles que escogieran a partir de ahí. Las diez opciones eran las siguientes, y así han quedado las votaciones:

"El perro.
Fue con él con el que empezó todo.
Si no hubiera visto al perro solitario quizá no habría ocurrido nada. Nada de lo que después se convirtió en algo tan importante que cambió todo. Nada de lo que primero fue emocionante y luego espantoso." (5 votos)

"Quan vaig passar de la foscor del cinema a la llum resplendent del sol només tenia dues coses al cap: el Paul Newman i tornar a casa en cotxe. Volia assemblar-me al Paul Newman – ell fa cara de dur i jo no –, però em sembla que el meu aspecte no està malament del tot." (1 voto)

"Li agradaria poder recordar-se de tot el que va fer el dia que va rebre la primera carta, però ja feia tants anys que se li escapaven moltes coses. Allò ara no era tan important, res del passat no es podia canviar. El passat aniria amb ell per sempre més, encertes i errades formaven un tot indivisible que s’anomenava passat inamovible. Hauria de concentrar totes les forces en el temps que encara tenia, i sobretot ara que pensava que ja li’n quedava poc." (4 votos)

"Era casi diciembre y Jonás empezaba a estar asustado. “No, no es ésa la palabra”, pensó. Estar asustado es tener esa sensación profunda y odiosa de que va a pasar algo terrible. Asustado había estado un año antes, cuando un avión no identificado sobrevoló por dos veces la Comunidad." (2 votos)

"A veces sueño que regreso a la Mansión Dax, al lugar donde todo comenzó, donde cambió mi vida y me transformé en lo que ahora soy. Por desgracia, no se trata de un sueño agradable, sino de una pesadilla." (7 votos)

"A coro con los salvajes gritos de los atacantes, las llamas que envolvían la abadía crepitaban ferozmente y se alzaban hacia un cielo sin luna, iluminando el bosque cercano. El techo del establo se derrumbó con estrépito, al igual que la bóveda de la iglesia recién saqueada. Las oscuras sombras que rodeaban el monasterio aullaron de nuevo y, unas a pie y otras a caballo, se alejaron hacia el pueblo que dormía aguardando la llegada del alba." (4 votos)

"¿Cómo describir a Artemis Fowl? Varios psiquiatras lo han intentado muchas veces y todos ellos han fracasado. El principal problema es la inteilgencia de Artemis, pues emplea toda clase de artimañas para burlarse de los tests psicológicos a los que lo someten. Ha dejado perplejas a las mayores eminencias médicas y ha enviado a muchas de ellas en camisa de fuerza a sus propios manicomios." (4 votos)

"12 de juny de 1942
Espero poder confiar-t’ho tot com encara no he pogut fer amb ningú, i espero que siguis per a mi un gran suport." (1 voto)

"El meu pare va morir fa onze anys. Jo aleshores només en tenia quatre. Em pensava que mai més no en sabria res, però ara estem escrivint un llibre plegats." (2 votos)

"La historia nos había tenido en suspenso, alrededor del fuego, pero aparte de la obvia reflexión de que era siniestra, como esencialmente debe serlo toda historia contada una noche de Navidad en una vieja casa, no recuerdo que sobre ella se hiciera ningún comentario hasta que alguien aventuró que era el único ejemplo, a su parecer, de un niño que hubiera soportado semejante prueba." (5 votos)

Ha habido sorpresas, y alguno de mis favoritos se ha quedado en el tintero. Hay un claro vencedor, que será nuestra primera lectura, y varios libros empatados, de los cuales habrá que eliminar uno... y eso creo que esta vez lo haré yo.