31 enero 2006

Ruth Cole's moleman

Imagine a mole twice the size of a child, but half the size of most adults. This mole walked upright, like a man, and so he was called the moleman. He wore baggy pants, which hid his tail, and old tennis shoes that helped him to be quick and quiet.

The moleman's job was hunting little girls. He liked to catch them and carry them back underground with him, where he kept them for a week or two. The little girls didn't like it underground. When the moleman finally let them go, they would have dirt in their ears and dirt in their eyes - and they would need to wash their hair every day for ten days before they stopped smelling like earthworms.

The moleman was blind, and his ears were so small that they fit inside his head. He couldn't see the little girls, and he could barely hear them. But he could smell them with his star-shaped nose - he could smell them especially well when they were alone. And his fur was velvety - you could brush it in any direction without resistance. If a little girl stood too close to him, she could not resist touching his fur. Then, of course, the moleman would know she was there.

When Ruthie and her daddy finished dinner, Ruthie's daddy said: "We're out of ice cream. I'll go to the store and get some ice cream, if you clear our dishes from the table."
"Okay, Daddy," Ruthie told him.
But that meant she would be alone with the moleman. Ruthie didn't realize that the moleman was in the dining room until after her daddy had gone.

Ruthie was careful not to drop a knife or a fork, because even a mole can hear a sound as loud as that. And although she could see him, she knew that the moleman couldn't see her. At first Ruthie went straight to the garbage; she tried putting old eggshells and coffee grounds in her hair, so that she wouldn't smell like a little girl, but the moleman heard the eggshells cracking. And besides, he liked the smell of coffee grounds. Something smells like earthworms! the moleman thought, sniffing closer and closer to Ruthie.

Ruthie ran upstairs. She had to get rid of the coffee grounds and eggshells. She had to try to smell like her daddy instead! And so she dressed herself in his unwashed laundry, she put his shaving cream in her hair. She even rubbed her face with the soles of his shoes, which she realized was a bad idea. Moles like dirt. She scrubbed the dirt off and put on more shaving cream, but she had to hurry - it would be a very bad idea to be trapped upstairs with the moleman. And so she tried to sneak past him on the stairs.

The moleman smelled an adult sort of smell, which he shrank away from. But Ruthie had got some shaving cream up her nose. She needed to sneeze. Even a mole can hear a sneeze. Ruthie tried to stop a sneeze three times, which is no fun - it makes your ears feel awful. And each time she made a small sound that the moleman could faintly hear. He cocked his head in her direction.

What was that sound? he was thinking. How he wished he had external ears! It had been a sound like someone trying not to make a sound. He went on listening. He went on sniffing, too, while Ruthie didn't dare move. She just stood there, trying not to sneeze. She also had to try hard not to touch the moleman. His fur looked so velvety!

What is that smell? the moleman kept thinking. Boy, did some guy need to change his clothes! The same guy must have been shaving three times a day. And somebody had touched the bottom of a shoe. And somebody had broken an egg, too - and spilled some coffee. Someone is a mess! the moleman thought. But somewhere, in all of that, there was a little girl who smelled almost alone. The moleman knew this because he could smell her baby powder. After her bath, the moleman was thinking, she puts baby powder in her armpits and between her toes. This was one of those wonderful things that impressed the moleman about little girls.

His fur looks so soft, I think I'll faint - or sneeze, Ruthie thought.

"It's me - I'm home!" Ruthie's daddy cried. "I got two flavors!"

Ruthie sneezed. Some of the shaving cream was sprayed on the moleman. He hated shaving cream. And it's not easy to run when you're blind. The moleman bumped into the newel post at the bottom of the stairs. He tried to hide behind the coat tree in the front hall again, but Ruthie's daddy saw him and grabbed him by the seat of his baggy pants, where his tail was, and threw him out the front door.

Then Ruthie got a special treat. She was allowed to eat two flavors of ice cream and take a bath at the same time, because no one should go to bed smelling of old laundry and shaving cream and eggshells and coffee grounds - and only a little bit of baby powder. Little girls should go to bed smelling of lots of baby powder, and nothing else.

And that, is the end of the story.

(From A Widow for One Year, by John Irving)

Post-it 1: BCID 663-3054196. Es un libro libre. Ahora que ya lo he terminado, lo liberaré el jueves por la mañana en la azotea de la facultad de filología de la UB, en Plaza Universidad.

Post-it 2: volver a escribir a la gente de Tusquets y decirles que ya les vale... El título "El ruido de alguien que no quiere hacer ruido" corresponde con este cuento, y no con el texto que ellos han publicado...

28 enero 2006

Novedades (enero 2006)

A pesar de llevar ya tres años en esta biblioteca, sigo sin haber perdido la ilusión de recibir los lotes de libros que llegan cada mes. En cuanto disponemos de la lista de todo lo que nos ha llegado (libros, música, películas, etc.) busco un momento para repasarla de cabo a rabo y apuntarme lo que me parece más goloso...

Este mes, la lista queda así:

- Lutes, Jason. Berlín, ciudad de piedras (cómic).
- Dragt, Tonke. Carta al rey (novela juvenil).
- Blake, Quentin. Cuéntame un cuadro (pintura).
- Pellegrino, Francesca. Episodios y personajes de la literatura (arte y literatura).

26 enero 2006

El último jueves de enero

A partir de hoy, voy a instaurar los últimos jueves de cada mes como "Día Internacional del Club de Lectura". Por las mañanas, club de lectura "15 libros y un café", como participante, en la Biblioteca Tecla Sala. Por las tardes, club de lectura juvenil (CLJ), como coordinadora, en la Biblioteca Donde Trabajo.

Como participante voy a dar un ejemplo pésimo, al menos para esta primera lectura, ya que no sé si voy a tener tiempo de leer la novela que nos han asignado... Me gustaría terminar con A Widow for One Year antes de ponerme con Pa Negre, de Emili Teixidor (la primera lectura del club), además de que tendré que ponerme cuanto antes con Ojos verdes, de Joyce Carol Oates, para el CLJ. Creo que he pasado del extremo de la total "linealidad" (no se empieza un libro sin haber terminado el que te estás leyendo. Never, not ever!) al contrario más absoluto de llevar tres libros al mismo tiempo, más algún que otro cómic que pulule por la mesita de noche...

Como coordinadora espero haber estado a la altura de las circunstancias, especialmente hoy que he vivido en propias carnes esto de actuar de anfitriona durante la visita de un autor. Ha venido hasta aquí, a pesar de tener un examen de italiano mañana (¡mucha suerte!), para hablar con "mis chicas" (aunque haya un chico, siempre serán mis chicas...) Jordi Folck, uno de los nominados al 10è Premi de Literatura Protagonista Jove. Ya estamos deseando que llegue el próximo "último jueves de mes" para poder hablar de lo que nos ha parecido nuestro invitado. Yo especialmente lo espero para poderles leer la dedicatoria que nos ha dejado en nuestro ejemplar de El manuscrit de les bèsties, que también es en parte para ellas. Me hubiera gustado preparar una pancarta que dijera "BIENVENIDO MR. FOLCK", pero no se puede tener todo y Jordi ha tenido que conformarse con el diploma que acredita haber sobrevivido a una reunión con sus lectores, y lo que espero haya sido una tarde agradable. Yo también he sobrevivido, y con unas ganas horribles de repetir experiencia.

¡Qué lujo, tener al creador de esas palabras que te han transportado durante horas, quizá días, a otro mundo!

25 enero 2006

La belleza y los libros


Para los que ya echáis de menos el Any del Llibre i la Lectura, podéis disfrutar de la exposición de The Israel Museum, titulada "Beauty and The Book". Y no hace falta que vayáis hasta Jerusalén para hacerlo: en la web podéis navegar por las diferentes secciones de la exposición y ver fotografías de algunas de las obras. Una de ellas es la que tenéis a la izquierda, de Matej Kren, que hace unas cosas increíbles con libros...

En la exposición que se hizo en Barcelona "Personatge a la vista" había un montaje parecido al de Kren, pero era un simple efecto óptico, conseguido con espejos. Si sólo así ya era impresionante, no quiero pensar lo que debe ser una torre semejante de LIBROS de carne y hueso...

20 enero 2006

Ránkings

Si hacéis clic aquí, podréis ver el ránking de las novelas, las novelas juveniles, los cuentos, los cómics, los discos y las películas más prestados en la Xarxa de Biblioteques de la Diputació de Barcelona durante el 2005. Un ránking totalmente insatisfactorio, así que os lo podéis saltar y miraros MI ránking particular de novelas para el pasado año 2005.

1.- Océano mar, de Alessandro Baricco.
Bartleboom tiene treinta y ocho años. Él cree que en alguna parte, por el mundo, encontrará algún día a una mujer que, desde siempre, es su mujer. De vez en cuando lamenta que el destino se obstine en hacerle esperar con obstinación tan descortés, pero con el tiempo ha aprendido a pensar en el asunto con gran serenidad. Casi cada día, desde hace ya años, toma la pluma y le escribe. No tiene nombre y no tiene señas para poner en los sobres, pero tiene una vida que contar. Y ¿a quién sino a ella? Él cree que cuando se encuentren será hermoso depositar en su regazo una caja de caoba repleta de cartas y decirle
- Te esperaba.
Ella abrirá la caja y lentamente, cuando quiera, leerá las cartas una a una y retrocediendo por un kilométrico hilo de tinta azul recobrará los años - los días, los instantes - que ese hombre, incluso antes de conocerla, ya le había regalado. O tal vez, más sencillamente, volcará la caja y, atónita ante aquella divertida nevada de cartas, sonreirá diciéndole a ese hombre
- Tú estás loco.
Y lo amará para siempre.

2.- Ensayo sobre la lucidez, de José Saramago.
Que no lo oiga el diablo, señor ministro, El diablo tiene tan buen oído que no necesita que se le digan las cosas en voz alta, Entonces que dios nos valga, No vale la pena, ése es sordo de nacimiento.

3.- Una vida imaginaria, de David Malouf.

4.- Escrito en el cuerpo, de Jeanette Winterson.
Escrito en el cuerpo hay un código secreto, sólo visible bajo ciertas luces; los posos de toda una vida se acumulan en él. En algunos sitios, el palimpsesto está tan trabajado que las letras, al tacto, parecen braille. Me gusta guardar mi cuerpo enrollado lejos de las miradas curiosas. Sin llegar nunca a desplegarme demasiado, a contar toda la historia.

5.- El país de las últimas cosas, de Paul Auster.
Todo es posible, y eso es prácticamente lo mismo que nada, casi como nacer en un mundo que nunca ha existido.

6.- Vuelo nocturno, de Antoine de Saint-Exupéry.
No sé si lo que hago está bien. No sé cuál es el exacto valor de la vida humana, de la justicia, o de la tristeza. No sé exactamente lo que vale la alegría de un hombre. O una mano que tiembla. O la piedad, o la dulzura...

7.- Sin sangre, de Alessandro Baricco. .

8.- 84, Charing Cross Road, de Helene Hanff.

9.- Caramelo, de Sandra Cisneros.

10.- La mujer y el mono, de Peter Hoeg.
Es en el preciso instante en el que nos damos cuenta de que hemos perdido algo, en el que la pérdida sangra y la conciencia no ha empezado aún a coagularse, cuando el significado de lo que hemos perdido se nos aparece con la máxima claridad.

Pasad un buen fin de semana. Brindaré con chocolate y churros por todos vosotros el sábado por la tarde, y volveré un poco tarde, el miércoles un poco más cerca de los 30 que hoy.

Cierre músico-poético

Para deleitar los oídos de nuestros usuarios, hoy cerramos la biblioteca con Astrud.

NUESTROS POETAS

Qué malos son, qué malos son.
Qué malos son nuestros poetas.
Sólo hay que leer las cartas
Que Guillén mandó a Salinas
O escuchar a Gil de Biedma
Leído por Carod-Rovira
Para verlo.
Qué malos son...
Sólo hay que mirar las fotos,
Están en las hemerotecas.
Dámaso Alonso en El Pardo
Y Luis Cernuda en Acapulco.
Los que se hicieron ricos,
Los que murieron pobres,
Enfermos, en el exilio,
Leopoldo y sus tres hijos,
Todos ellos.
Qué malos son...
Preguntadle a la viuda de Alberti.
Si pudiera hablar Zenobia.
Si estuviera vivo el bendito
Padre de Jorge Manrique.
Si lo supiésemos todo sobre algunos,
Tanta metáfora y tan poca vergüenza
Todos ellos.
Qué malos son...
Quevedo el putero y Góngora el lameculos,
Garcilaso el usurero y Rosalía la ludópata,
El maricón de Lorca y Bécquer, que era
Un poco mariquita también,
Ferrater el desgraciado,
Gimferrer el pervertido,
Los hermanos Machado,
El drogadicto y el maltratador,
San Juan de la Cruz
Y Santa Teresa de Jesús...
Qué malos son...

19 enero 2006

Fuera de aquí (I)

¿Se puede saber qué hacéis aquí, parados como pasmarotes?
¡Con la de blogs sobre libros, lectura, literatura, escritura, crítica, poesía, etc... que hay en el mundo!
Mirad... podéis empezar con estos, y si cuando hayáis terminado todavía tenéis ganas de más, entonces os dejaré volver.

18 enero 2006

The door in the floor

There was a little boy who didn't know if he wanted to be born. His mommy didn't know if she wanted him to be born, either. This is because they lived in a cabin in the woods, on an island, in a lake - and there was no one else around. And, in the cabin, there was a door in the floor.

The little boy was afraid of what was under the door in the floor, and the mommy was afraid, too. Once, long ago, other children had come to visit the cabin for Christmas, but the children had opened the door in the floor and they had disappeared down the hole, under the cabin, and all their presents had disappeared, too.

Once the mommy had tried to look for the children, but when she opened the door in the floor, she heard such an awful sound that her hair turned completely white, like the hair of a ghost. And she smelled such a terrible smell that her skin became as wrinkled as a raisin. It took a whole year for the mommy's skin to be smooth again, and for her hair not to be white. And when she'd opened the door in the floor, the mommy had also seen some horrible things that she never wanted to see again, like a snake that could make itself so small that it could sneak through the crack between the door and the floor - even when the door was closed - and then it could make itself so big again that it could carry the cabin on its back, as if the snake were a giant snail and the cabin were its shell.

The other things under the door in the floor are so horrible that you can only imagine them.

And so the mommy wondered if she wanted to have a little boy in a cabin in the woods, on an island, in a lake - and with no one else around - but especially because of everything that might be under the door in the floor. Then she thought: Why not? I'll just tell him not to open the door in the floor!

Well, that's easy for a mommy to say, but what about the little boy? He still didn't know if he wanted to be born into a world where there was a door in the floor, and no one else around. Yet there were also some beautiful things in the woods, and on the island, and in the lake.

Why not take a chance? the little boy thought. And so he was born, and he was very happy. His mommy was happy again, too, although she told the little boy at least once ever day, "Don't you ever, not ever - never, never, never - open the door in the floor!" But of course he was only a little boy. If you were that boy, wouldn't you want to open that door in the floor?

And that, is the end of the story.

(From A Widow for One Year, by John Irving)

Post-it: escribir a los editories de Tusquets y pedirles por favor por favor por favor que publiquen este cuento de John Irving. Al fin y al cabo, no van a publicar El ruido que hace alguien cuando no quiere hacer ruido sin publicar The door in the floor, no? Sería casi un delito...

17 enero 2006

Suicidios literarios

Desde una de las listas a las que estoy suscrita (en concreto, Fiction-L), me ha llegado esta recopilación de escritores/as suicidas. ¿Tendré que insistir mucho para poder hacer una exposición en la biblioteca con sus obras? Quizá podríamos ordenarlas por metodología utilizada...

  • Akutagawa, Ryunosuke (24/7/27). Sobredosis de droga.
  • Aquin, Hubert (15/3/77). Disparo.
  • Bell, Gertrude (7/11/26). Sobredosis de somníferos.
  • Berryman, John (7/1/72). Salto desde un puente.
  • Bjørneboe, Jens (9/5/76). ¿?
  • Boye, Karin (23-24/4/41). Sobredosis de somníferos e hipotermia. No está claro si el suicidio fue su intención.
  • Braselton, Jeanne (29/3/03). ¿?
  • Brautigan, Richard (25/10/84). Disparo.
  • Carpenter, Don (27/7/95). ¿? Suicidio aparente.
  • Celan, Paul (abril 70). Ahogado en el Senda.
  • Chang, Iris (10/11/04). Disparo.
  • Chatterton, Thomas (24/8/1770). Arsénico.
  • Clift, Charmain (8/7/69). Sobredosis de somníferos.
  • Crane, Hart (26-27/4/63). Salto al Golfo de México.
  • Crosby, Harry (10/12/29). Disparo.
  • Cuppy, Will (19/9/49). Posible suicidio. Varias versiones: arterioesclerosis coronaria o sobredosis de barbitúricos.
  • de Montherlant, Henry (21/9/72). Disparo en la garganta.
  • de Nerval, Gerard (26/1/1855). El cuerpo fue encontrado ahorcado en la Rue de la Vielle Lanterne (París).
  • Dorris, Michael (11/4/97). Somníferos, vodka y ahogo (bolsa de plástico en la cabeza).
  • Drieu la Rochelle, Pierre (16/3/45). Sobredosis de droga e inhalación de gas.
  • Duiker, K. Sello (19/1/05). ¿?
  • Egolf, Tristan (7/5/05). Disparo.
  • Esenin, Sergei (27/12/25). Ahorcado.
  • Fletcher, John Gould (10/5/50). Ahogado.
  • Gary, Romain (2/12/80). Disparo.
  • Gilman, Charlotte Perkins (17/8/35). Inhalación de cloroformo.
  • Gordon, Adam Lindsay (24/6/1870). Disparo.
  • Gray, Spalding (enero 04). Ahogado en el East River (NYC). Probablemente saltó desde el ferry de Staten Island.
  • Hatfield, James (18/7/01). Sobredosis de alcohol y antidepresivos u otro medicamente recetado.
  • Hedayat, Sadeq (4/4/51). Inhalación de gas.
  • Hemingway, Ernest (2/7/61). Disparo.
  • Herlihy, James Leo (2/10/93). Sobredosis de somníferos.
  • Hoffman, Abbie (12/4/89). Sobredosis de barbitúricos.
  • Howard, Robert E. (12/6/36). Disparo.
  • Inge, William (10/6/73). ¿?
  • Izzi, Eugene (7/12/96). Ahorcado en el piso 14 de su edificio de oficinas. Llevaba puesto un chaleco antibalas y había un arma cargada en el suelo de su oficina.
  • Jozsef, Attila (3/12/37). Arrollado por un tren.
  • Kane, Sarah (20/2/99). Ahorcado.
  • Kenney, Douglas (27/8/80). Se tiró de un precipicio.
  • Knebel, Fletcher (26/2/93). ¿?
  • Koestler, Arthur (3/3/83). Sobredosis, junto con su mujer.
  • Kosinski, Jerzy (3/5/91). Asfixia.
  • Levi, Primo (11/4/87). Cayó por las escaleras de su apartamento. Suicidio cuestionado.
  • Lindsay, Vachel (5/12/31). Veneno (Lysol) o trombosis coronaria (no está claro).
  • Lockridge Jr., Ross (6/3/48). Inhalación de monóxido de carbono en su garaje.
  • London, Jack (22/11/16). Sobredosis de morfina.
  • Lowry, Malcolm (27/6/57). Sobredosis de alcohol y barbitúricos.
  • Lukas, J. Anthony (5/6/97). Ahorcado (con el cinturón de su albornoz).
  • Márai, Sándor (21/2/89). Disparo.
  • Mayakovsky, Vladimir (14/4/30). Disparo.
  • Mew, Charlotte (24/3/28). Ingesta de desinfectante.
  • Miller Jr., Walter M. (9/1/96). Disparo. Llamó a urgencias diciendo que había un hombre muerto en su porche y cuando la policía llegó, tres minutos después, lo encontraron sentado en una silla muerto por un disparo en la cabeza.
  • Mishima, Yukio (25/11/70). Seppuku (ritual de suicidio japonés).
  • O'Brien, John (11/4/94). Disparo.
  • Osamu, Dazai (19/6/48). Cuerpo encontrado en el Tamagawa Canal en Tokyo.
  • Patrick, John (7/11/95). ¿?
  • Pavese, Cesare. Sobredosis de somníferos.
  • Piper, H. Beam (11/11/64). Disparo.
  • Plath, Sylvia (11/2/63). Inhalación de gas (horno).
  • Potocki, Jan (1815). Los detalles son inciertos, pero se cree que cometió suicidio disparándose con una bala de plata.
  • Rabikovitz, Dalia (o Rabikovich) (21/8/05). Suicidio o irregularidades cardíacas.
  • Seabrook, William (20/9/45). Sobredosis de somníferos.
  • Sexton, Anne (4/10/74). Inhalación de monóxido de carbono en su garaje.
  • Stifter, Adalbert (enero 1868). Aparentemente, se cortó el cuello pero los doctores pudieron salvarle a tiempo de desangrase. Murió eun mes más tarde, probablemente de cirrosis.
  • Teasdale, Sara (29/1/33). Sobredosis de somníferos.
  • Thompson, Hunter S. (20/2/05). Disparo.
  • Throssell, Ric (20/4/99). Sobredosis de somníferos con su mujer.
  • Toller, Ernst (22/5/39). ¿?
  • Toole, John Kennedy (26/3/69). Inhalación de monóxido de carbono en su coche.
  • Tsvetaeva, Marina (31/8/41). Ahorcada.
  • Tucholsky, Kurt (21/12/35). Ingesta de veneno.
  • Vanderbilt, Amy (27/12/74). Cayó desde el segundo piso de su apartamento (NYC).
  • Vazirani, Reetika (16/7/03). Se cortó las venas, así como las de su hijo de 15 meses. Era la mujer del poeta Yusef Komunyakaa.
  • von Kleist, Heinrich (21/11/1811). Disparo.
  • Webb, Gary (10/12/24). Disparo.
  • Williams, Kenneth (15/4/88). Sobredosis de somníferos.
  • Witkiewicz, Stanislaw Ignacy (18/9/39). Se cortó el cuello.
  • Woolf, Virginia (28/3/41). Ahogada.
  • Yesenin, Sergei (28/12/25). Ahorcado, pero antes se había cortado las venas y había escrito un poema son su sangre.
  • Zweig, Stefan (22/2/42). Ingesta de veneno con su mujer.

14 enero 2006

Princesas olvidadas o desconocidas




























  • Soñar es contarse historias que todavía no se conocen.
  • Cantar es como colorear las notas.
  • Bailar es como volar sobre el suelo.
  • Las palabras viajan y cuando vuelven ya no se las entiende.
  • Un capricho no es más que una chispa de mal humor.
  • Enfadarse es empujar una pared que no se moverá nunca.
  • No sonreír es como dejar de regar las plantas.
  • La noche es como un agujero en cuyo fondo se puede uno esconder.
  • El ladrón es un mago al que nadie aplaude.
  • El azar es una historia de final desconocido.
  • Los secretos están encerrados y su único deseo es escapar.
  • Cuando olvido algo, es que una idea juego al escondite dentro de mí.
  • El bosque es el jardín del mundo.
  • Buscar sin saber quién es y estar segura, sin embargo, de reconocerlo.


13 enero 2006

Mediavaca

Ayer abrí un libro de la editorial Mediavaca, y en la solapa de la sobrecubierta me encontré con esto:

"La vaca es el animal más extraordinario que existe. Nos la comemos con patatas, hace bonito en el campo y es fuente de inspiración para artistas y poetas. Uno de los estómagos de la vaca se llama libro, y no debe extrañarnos, porque el libro es el segundo animal más extraordinario. Lo manchamos de salsa, hace bonito en las estanterías y a través de él nos llegan regularmente las ocurrencias de artistas y poetas.

La vaca es un rumiante: se traga el alimento para más tarde devolverlo a la boca y masticarlo con tranquilidad. Exactamente de esa forma se deberían leer los libros: volviendo a ellos en diferentes ocasiones y masticándolos a fondo para asegurarnos una digestión placentera.

Los niños aprenden con los libros, pero también con las piedras, las moscas, las hormigas y las arañas. Aprenden con todo. Aprenden jugando. Y no se cansan de aprender. Por eso es absurdo que existan libros aburridos y que se pierda el tiempo con ellos en lugar de dedicarlo a observar a los escarabajos peloteros. Algunos de los más aburridos están hechos por gente con mentalidad de sastre que cree que los libros para niños deben ser como los trajes para niños: varias tallas más pequeños. La mirada inocente del niño nada tiene que ver con los pantaloncitos. Si no se entiende todo, ¿qué más da? Pocos adultos pueden explicar por qué vuelan los aviones y sin embargo no tienen miedo a viajar en ellos.

A excepción de los que se hacen para idiotizar, cada libro contiene el fragmento de un plano del tesoro (o al menos así se decía antes). Sólo cuando reunamos todos los pedazos seremos capaces de descifrar ese secreto que parece tan bien guardado. A veces uno se toma su tiempo. No es raro empezar a leer a los 7 años y ver que a los 77 seguimos con el mismo libro entre las manos."

Si entráis en su web, en los apartados "Últimas lecturas" y "Grandes y pequeños", encontraréis dos joyas más.

12 enero 2006

Monsieur Jodorowsky


Sobre Alejandro Jodorowsky el que podría hablar durante horas es nh. Yo tan solo he leído Albina y los Hombres-Perro y podría intentar resumiros en cinco líneas lo que es la psicomagia (he estado presente en una de sus "sesiones", durante el Kosmopolis del 2004). Pero prefiero que lo descubráis vosotros mismos con estos tres ejemplos con los que me topé el otro día en su web:

===

CONSULTA: Querido amigo: he intentado de todo para terminar con una tartamudez que no me abandona. incluso tartamudear a propósito para superar el miedo. ¿Puedes ayudarme?
¿Necesitas más información?
Gracias

RESPUESTA: DEBES PEDIRLE A TU PADRE O A CUALQUIERA QUE ENCARNE EL ARQUETIPO PATERNO, COMO UN MAESTRO O UN GURU O UN TERAPEUTA, QUE CON LA MANO DERECHA TE TOME LOS TESTÍCULOS Y TE INFUNDA EN ELLOS SU FUERZA ESPIRITUAL.

===

CONSULTA: ¿Podrías aconsejarme algún truco de psicomagia para poder levantarme temprano por la mañana? Normalmente me cuesta demasiado empezar el día.
Besos.


RESPUESTA: MILTON ERIKSSON DIO ESTE EXCELENTE CONSEJO: ANTES DE DORMIRTE BEBE DOS LITROS DE AGUA. LAS GANAS DE ORINAR TE DESPERTARÁN TEMPRANO Y TE OBLIGARÁN A LEVATARTE.
YO AGREGO: SI AÚN ASÍ NO TE QUIERES LEVANTAR, MÉATE EN LA CAMA.


===

CONSULTA: Hace diez años tuve un ataque de ansiedad/pánico respiratorio. No he vuelto a tener más pero desde entonces no he podido liberarme del miedo a que aquello, que para mí fue terrible, vuelva a suceder.
¿Qué acto psicomágico me recomienda?


RESPUESTA: VAYA A LA FNAC CUANDO MAYOR AFLUENCIA DE PÚBLICO HAY Y FINJA UN ATAQUE DE ANSIEDAD PÁNICO RESPIRATORIO. CAIGA AL SUELO. CUANDO LA AYUDEN PIDA QUE LE TRAIGAN UN VASO DE LECHE, QUE ES LO ÚNICO QUE LA PUEDE SACAR DEL APURO. AL BEBER LA LECHE SONRÍA, COMPRE UN LIBRO ERÓTICO Y VÁYASE A LEERLO EN UN CAFÉ CON TERRAZA.


===

Bueno, no sé si Alejandro está incluído en esa lista de "excéntricos" que han hecho en el Reino Unido, pero si no lo está es probablemente porque no le conocen. Por si os ha picado la curiosidad, aquí os dejo algunos fragmentos de la novela que he leído.

"Ustedes comprenderán, carecer de fin cambia una mentalidad. Desaparece la urgencia de hacer; la pereza, de pecado asciende a virtud; el instante presente deja de encabritarse y nos ofrece su calma despreocupada; la esperanza, por innecesaria, es expulsada del alma junto con el miedo. Ya que se tiene la seguridad de vivir, lo único que se ansía es dormir para encontrar ese opio que son los sueños felices."

"Lo otro es como un sueño, es esto lo que soy: una forma habitada por un contenido ajeno. Vivo en la superficie de mí misma, como la espuma que corona a la ola antes del estallido. Cuando intento adentrarme, ir hacia el centro lúdico, me convierto en un magma oscuro, nada."

"No sé a dónde voy pero sé con quién voy. No sé dónde estoy pero sé que estoy aquí. No sé lo que soy pero sé cómo me siento. No sé lo que valgo pero sé no compararme. No sé cómo evitar los golpes pero sé cómo resistirlos. No sé cómo vencer pero sé cómo escapar. No sé lo que es el mundo pero sé que es mío. No sé lo que deseo pero sé que lo que deseo me desea."

"¿Quién soy yo? ¿Me lo puede decir alguien? ¿Cómo, si nadie me ha visto nunca? ¡Me duele, me duele! Soy una llaga esperando la mirada ajena para poder cicatrizar. Una rana que nunca se convertirá en princesa. Un adefesio que cuando quiere dar, sólo da asco. ¡Por indiferente, el mundo es mi castigo!"

"Imagina que soy tan fuerte que en mis brazos puedo sostener a la tierra entera y déjate caer, entrégate, cesa de dar, recibe y recibe y recibe. Imagina que tu boca es la muerte y que la mía es la vida y traga sin cesar."

"¡Qué importa que dure poco! La aridez que con toda seguridad vendrá después ha de tener memoria. Sabrá que el pasado es una forma de futuro, que lo que fue será, y que lo que es ya ha sido... Una sequía con esperanza no es lo mismo que una sequía sin esperanza. En la primera, cada segundo es venerado porque acerca a la lluvia ansiada. En la segunda, cada instante es odiado porque aleja del líquido generador."

Casi nada...


09 enero 2006

Recuento

Gracias a Dios se acabaron las fiestas. Una reunión familiar más y no sé qué hubiera sido de mí. Lástima que también las cosas buenas se hayan terminado. Por ejemplo, el turrón de chocolate Suchard y los regalos.
Este año, SSMM los reyes de oriente, el amigo invisible y Santa Claus han sido especialmente literarios con sfer y nh. Allá va el recuento literario navideño:

- Para sfer

  • Princesas olvidadas o desconocidas, de Philippe Lemerchier.
  • El violín negro, de Maxence Fermine.
  • Shutterbug follies, de Jason Little.
  • Las intermitencias de la muerte, de José Saramago.
  • Sumi-e: el arte de la pintura japonesa, de Lourdes Parente

- Para nh

Más detalles de todos ellos en futuros posts...

Jordi Folck

"Si te n'adones, l'oficina d'objectes perduts és com una biblioteca amb tots els llibres oberts i on totes les històries són possibles. Què són, si no, els llibres? Petites capsetes blanques, col·locades ordenadament i plenes de lletres intel·ligents. Totes esperen algú. I al darrere d'una paraula, d'una frase, d'un títol, hi ha columnes, fileres i més fileres de paraules arrenglerades que són capaces de dur-te a un ensurt, a una aventura que ni tan sols imagines, a una història que, de no llegir-la, pot quedar oblidada i perduda... potser per sempre..."

(666 calaixos, Jordi Folck)

05 enero 2006

Antonio Lobo Antunes (I)

"Lo que me maravilla de los libros que me gustan es que me abren puertas, me muestran rincones que yo no conocía de mí o que tenía miedo de explorar. Y es que es bueno ser capaz de abrir las propias puertas."

Con esta cita os dejo hasta el lunes. Volveré con un recuento de los libros que han caído en nuestras manos estas vacaciones, entre Papás Noeles, Amigos Invisibles y Reyes Magos.

04 enero 2006

Blooks

Hay blogs que hablan de libros (como éste), y blogs que se convierten en libros. Si queréis saber más, pinchad aquí o aquí (enlaces en inglés).

¿Cuántos libros habrá que hablen de blogs? Seguro que no tantos como blogs que hablan de libros... ¿Cuántos/as autores/as de libros lo son también de blogs? De link en link, he descubierto a dos: Care Santos y César Mallorquí. Los primeros, aunque seguro que no los últimos...

Educación y Biblioteca

La revista Educación y Biblioteca celebra su número 150 con un especial en el que ha recogido una cita de cada uno de los números publicados hasta el momento. Las citas sobre libros, lectura, bibliotecas, escritura, y todo lo relacionado, son una de mis debilidades, así que me lancé sobre él, y aquí os dejo las que más me han gustado.

"Una biblioteca es un lugar donde están todos los libros que uno imagina y, sobre todo, los que uno no imagina que puedan existir. Para cualquier aficionado a la lectura, esto es impagable." (Eduardo Mendoza)

"Hace cinco siglos la imprenta nos libró de la ignorancia llevando a todos el saber y las ideas. El alfabeto fomentó el pensamiento libre y la imaginación: por eso ahora nos quieren analfabetos. Frente a las imágenes impuestas necesitamos más que nunca el ejercicio de la palabra, siempre a nuestro alcance. El libro, que enseña y conmueve, es además ahora el mensajero de nuestra voz y la defensa para pensar con libertad." (José Luis Sampedro)

"Se lee para consultar a los muertos sobre la experiencia del vivir, y porque es el mejor medio a nuestro alcance para combatir el desasosiego de sentir que la vida siempre está en otra parte." (Francisco Solano)

"¡Libros! ¡libros! he aquí una palabra mágica que equivale a decir: "amor, amor", y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso, Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucha más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y, cercado por desoladas llanuras de nieve infinita, pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: "¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!". Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua, pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir a la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida." (Federico García Lorca)

"En el frontis de la biblioteca de Calcuta (India), la patria de Tagore, leí lo siguiente: "Un libro es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora"." (Manu Leguineche)

Os recomiendo a todos que le echéis un vistazo, porque éstas son solo cinco, y hay 149 en total, además de algunas ilustraciones y las portadas de todos los números de la revista.

03 enero 2006

Adiós 2005... Hola 2006

Hubo una temporada en la que las lecturas me llevaban una a otra, y todas tenían un enlace y un sentido, una relación entre ellas, ya fueran hermanas (del mismo padre o madre), o simples conocidas. Ahora casi he abandonado esa costumbre (y digo casi porque todavía hay libros que me llevan a otros: aun sin haber leído el siguiente sé que después de X viene Y... casi como un presentimiento).

La manera en que he despedido el 2005 y he dado la bienvenida al 2006, literariamente hablando, demuestran que he superado dicha práctica. El libro que cerró el 2005 fue Sin sangre, de Alessandro Baricco.

"Pero no sucedió nada, porque a la vida siempre le falta alguna cosa para ser perfecta."

El año nuevo, en cambio, lo he recibido con La guerra dels xiclets, de Jordi Folck, libro que inaugura mi paseo por la trayectoria literaria de uno de los candidatos al 10è Premi de Literatura Protagonista Jove (para más información, ver CCLIJ. Después seguirán 666 calaixos (leer crítica) y por último, el nominado El manuscrit de les bèsties (leer crítica). El 26 de febrero, el autor vendrá a la biblioteca para participar en la sesión del Club de Lectura Juvenil para la cual los chavales se habrán leído su libro. Es la primera visita literaria que "consigo" para la biblioteca, así que estoy bastante emocionada con el tema. Espero que todo salga bien: no ponerme excesivamente nerviosa, que vengan todos los chavales, que se hayan leído el libro, que no les entre la vergüenza de la muerte y no abran la boca ni siquiera para decir "mu", entre un largo etcétera de miedos existenciales...

En fin... que estos primeros días del año se presentan como un claro ejemplo de lo que va a ser la tónica de los meses que vendrán: una mezcla totalmente heterogénea de títulos y géneros para todas las edades y todos los gustos.